En este momento estás viendo PULGAS EN CASA

PULGAS EN CASA

 

Las pulgas, aunque no son tan mediáticas como las chinches actualmente, siguen estando presentes en entornos cercanos al ser humano. Estos saltarines insectos pueden complicar la vida, entre otros, a perros o gatos, y sus respectivos dueños, si consiguen instalarse y reproducirse en los hogares. Cuando esto sucede… ¿cómo luchamos contra las diminutas y molestas pulgas?

 

 

Actualmente en Europa las pulgas no son, generalmente, responsables de la transmisión de enfermedades. Pero, sus picaduras siguen siendo muy molestas e irritantes y, al igual que pasa con las chinches de la cama, sus infestaciones pueden provocar un estigma social y problemas psicológicos en los afectados.

 

Mientras que las infestaciones de pulgas del ser humano (Pulex irritans) son actualmente poco comúnes, sí que se dan problemas con pulgas en gatos o perros, que pueden extenderse a otros habitantes del hogar, y que pueden ser potenciadas por una limpieza inadecuada de las camas de las mascotas, la presencia de alfombras y las condiciones ideales de temperatura en el hogar para el desarrollo de las larvas.

 

Una infestación típica de pulgas suele componerse de un 5% de adultos, 35% de larvas, 10% de pupas y un 50% de huevos. Después de cada ingesta de sangre, una hembra pone entre cuatro y ocho huevos, y a lo largo de su vida, que puede durar hasta dos años, es capaz de producir entre 800 y 1000 huevos.

 

Tras la puesta, los huevos eclosionan en aproximadamente una semana, dando lugar a larvas blancas, sin patas y que miden aproximadamente 1,5 mm. Las larvas prosperan en los lugares oscuros y húmedos, como los lechos de animales o alfombras, y se alimentan de desechos orgánicos y excrementos de pulgas adultas. Estos últimos forman una parte valiosa de la dieta como fuente de sangre, que algunas larvas, todavía incapaces de atacar al hospedador, requieren para su desarrollo.

Después de 2 a 3 semanas, en las que mudan dos veces, las larvas tejen capullos en los que se convertirán en pupas y posteriormente emergerán como adultos, al ser estimulados por vibraciones que se produzcan a su alrededor. El ciclo de desarrollo de huevo a adulto se completa normalmente en 4 semanas, pero a bajas temperaturas tarda mucho más.

Para acabar con las pulgas toca aspirar: suelos, moquetas, cojines, grietas, muebles tapizados, etc. para quitar el pelo animal, los desechos orgánicos y las varias formas de pulgas presentes. La vibración causada por la aspiración también estimulara a los adultos a emerger de las pupas inactivas, haciéndolos vulnerables a los insecticidas. Al terminar, la bolsa de la aspiradora será abundante en huevos, larvas, pupas y pulgas adultas, asi que lo mejor será sellarla bien y depositarla en un contenedor de basura exterior.

 

La ropa del lecho de las mascotas debe eliminarse o lavarse en agua caliente jabonosa para eliminar las pulgas inmaduras y los adultos.

Si quiere asegurarse de la eliminación de las pulgas, contacte con una empresa especializada en control de plagas.

Es fundamental utilizar los productos adecuados a cada lugar, no es lo mismo realizar el tratamiento en interiores que en exteriores.

 

En Sr. Moncho tenemos los técnicos experimentados en este tipo de plagas de pulgas ya que conocen sus hábitos, forma de reproducirse, y sus formas de vida. De esta forma saben a la perfección como atacar los diferentes tipos de pulgas.

 

 

Referencia de texto: higieneambiental.com